lunes, 3 de noviembre de 2008

El bien no es que hagas el bien (que todos se creen el hacerlo), sino QUE LO PERMITAS.
Por ejemplo: Si una persona puede curar el cáncer (porque puede demostrarlo) y, tú no se lo permites, eres mucho peor que un cínico. Eso es todo.