martes, 4 de abril de 2017

Siempre para hablar de luz, lo primero que hay que hacer es no huir de quien aclara o no oscurece o no disimula o no confunde o no trampea o no deja la razón sin demostrar
Si quieres respetar la realidad, ¡NO PUEDES HUIR DE LA REALIDAD! Si quieres respetar al bien-razón, ¡NO PUEDES HUIR DEL BIEN!